Empresas, discriminación y mercado gay

Empresas, discriminación y mercado gay

Empresas, discriminación y mercado gay

Más de una vez en las noticias, hemos escuchado que se ha despedido a una determinada persona por su orientación sexual. Y verdaderamente son casos que van sucediendo, tapándose con justificaciones relacionadas con el puesto de trabajo. Por desgracia, es una situación que, aunque exista normativa que impida, prohíba y castigue este comportamiento, incluida la propia Constitución, no acaba de exterminarlo. ¿Por qué? Porque ya no es un problema de la mala aplicación de ley o que ésta no sea adecuada, sino un problema de la mentalidad primitiva del ser humano.

En cualquier caso, aunque creamos que las cosas siempre se pueden mejorar, también hay que tener en cuenta que a poco a poco, las empresas van sensibilizándose con estos casos de discriminación dentro del ambiente laboral. Esta tendencia se muestra, sobre todo, en grandes compañías. La organización estadounidense “The Human Rights Campaign”, la mayor organización de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales en defensa de derechos civiles de Estados Unidos, sacó, como todos los años, un ranquin con las mejores empresas, incluidos despachos de abogados, para poder trabajar en dicho país, si eres una persona LGTB. En esta lista se han tenido en cuenta varios factores, entre ellos, si las empresas contaban con políticas de no discriminación, códigos de conducta en contra de esta discriminación por orientación o identidad sexual, etc.

El estudio solo se ha llevado a cabo en empresas americanas, pero muchas de ellas son internacionales, lo que significa que éstas también nos van interesar y afectar a nosotros, por ejemplo, Starbucks o las dos grandes empresas de comida rápida americanas como McDonald’s y Burger King. Ésta última, a modo de reivindicación, hizo una hamburguesa especial para el día del orgullo gay, llamada “the proud whopper” (la whopper orgullosa). La gente probaba por curiosidad la novedad, ya que no se indicaban los ingredientes que, se supone, debían ser distintos. Pero una vez la probaban, la gente se daba cuenta de que era la hamburguesa whopper de toda la vida, nada había cambiado, y por lo tanto, daba igual pedirse la whopper del orgullo como la que no lo era.

Este tipo de actuaciones, aparte de ser una táctica empresarial, sirven para concienciar a la gente de la igualdad que todos merecemos, y hay que darle más importancia de lo que uno se puede imaginar. Por supuesto, y ante todo, la Ley es la herramienta principal para poder luchar y erradicar estos casos de discriminación, pero estas prácticas empresariales ayudan a llegar y a concienciar a mucha gente. Con ese pequeño gesto habrá ayudado a pensar y a plantear, quizás, muchas cosas respecto de la diversidad sexual. Por poner un ejemplo, si a un niño le empiezas a hablar de la ley X en contra la discriminación hacia la comunidad LGTB, seguramente la primera pregunta que se plantee será: qué significa discriminar y la siguiente qué es LGTB. Con la anterior metáfora podrá llegar a entender que, por muy diferentes que sean las personas, todas se merecen el mismo respeto y el mismo trato, porque en el fondo, todos somos todos iguales.  Lección sencilla mediante una acción sencilla.

El mercado gay no es una falacia

He aquí la importancia de estas empresas, no solo por el respeto hacía sus trabajadores LGTB, sino también porque a raíz de sus actos permiten que la sociedad se dé cuenta de que todas las diferencias son naturales y que nadie debe de sorprenderse por ver, por ejemplo, a una pareja de mujeres cenando juntas celebrando su aniversario de bodas, como así se mostraba en un anuncio de la empresa Ikea, junto con diversos tipos de familia (familia monoparental, familia numerosa, etc). La sociedad va evolucionando y cambiando, y es importante que ésta se mire al espejo y se dé cuenta de lo que es, de lo que ha evolucionado, y no alarmarse por ello, sino aceptándolo y respetándolo.

Aparte de lo anterior, hay que indicar que el mercado “gay” no es ninguna falacia. Todo lo contrario, el cliente LGTB es muy potencial, y eso las grandes marcas lo tienen muy en cuenta. Por ello, hay muchos productos dirigidos exclusivamente a este cliente. Al igual que discotecas, fiestas internacionales (Circuit y Girlie Circuit), saunas, etc.  Incluyéndolo en los ejemplos anteriores, están los hoteles “gayfriendly”. ¿Qué son exactamente?, son hoteles dirigidos a todo el mundo, pero que reciben sin ningún tipo de pudor a los miembros de la comunidad LGBT. Eso significa que van a mostrar total respeto a cualquier muestra de afecto que pueda manifestar cualquier persona LGTB con su pareja, por poner un ejemplo, sin que eso sea mal visto ni sea motivo de mofa. La idea es que nadie se sienta discriminado por ser quién es, y poder ser uno mismo en el hotel sin sentirse observado o juzgado por los trabajadores o por los mismos clientes de éste.

Con la misma idea ha nacido Rights & Rainbow Advocats, en este caso, asesorar y, si es necesario, defender a sus clientes sin importar su orientación sexual, luchando contra los ataques que puedan sufrir. Es en definitiva, un despacho de abogados dónde no se juzga al cliente por su orientación sexual y que lucha, ante todo, contra todo tipo de discriminación hacía la comunidad LGTB.

Como conclusión, podemos decir que a poco a poco, la sociedad a través de la Ley y de sus políticas de no discriminación -derecho fundamental internacional- y de las actuaciones de los órganos-empresas-entidades-asociaciones, intenta evolucionar y ser más justa. Muestra su preocupación por su propio futuro, intentando acabar con la discriminación, adaptándose a las necesidades de los grupos que todavía en pleno siglo XXI continúan sufriéndola. Discriminación que parece ser una enfermedad que la sociedad no consigue eliminar, pero no por ello debe de dejar de luchar.

Laura González Tejedor

Abogada Colaboradora de Rainbow Advocats

Share