Pensión de viudedad en parejas de hecho gay

Pensión de viudedad en parejas de hecho gay

LA PENSIÓN DE VIUDEDAD EN LAS PAREJAS DE HECHO GAY

España ha sido, y sigue siendo en algunos aspectos, un país donde la mentalidad tradicional tiene mucho peso y se resiste a los cambios, y un ejemplo de ello es la figura del matrimonio. Podríamos resumirlo como un acto o contrato mediante el cual dos personas se unen para compartir responsabilidades en el ámbito económico y familiar, y que, a su vez, genera derechos relacionados con los dos ámbitos anteriores. Muy parecido al matrimonio, nos encontramos con la pareja de hecho o de convivencia, que en la práctica es una figura idéntica al matrimonio, pero que en ciertos ámbitos se la distingue y se le niega, por tanto, poder disfrutar de la misma manera los derechos que gozaría una pareja casada. En este artículo, nos centraremos en la pensión de viudedad de las parejas de hecho, que es uno de los casos dónde se manifiesta esta distinción de trato, y como consecuencia en las parejas de hecho homosexual.

¿Qué es la pensión de viudedad?

Es una prestación vitalicia que ofrece el Estado a quienes hayan tenido un vínculo matrimonial o fueran pareja de hecho con la persona fallecida y reúnan los requisitos exigidos en la ley. ¿En qué ley?, en la Ley de la Seguridad Social. La primera ley de la Seguridad Social se aprobó en 1966 junto con el Decreto 3158/1966, de 3 de diciembre, vigente en estos momentos, con sus respectivas modificaciones. La ley anterior, se derogó en favor del Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, por el que se aprobaba el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, y más tarde, la Ley 40/2007, de 4 de diciembre, de medidas en materia de Seguridad Social, que reformó la anterior  –la ley de Seguridad Social del 1994-, dio luz verde, por fin, a que las parejas de hecho pudieran ser beneficiarias de dicha pensión. Por lo tanto, no es hasta enero de 2008 -así lo indicaba la reforma- que la ley de la Seguridad Social reconoció la pensión de viudedad a las parejas de hecho.

Actualmente, la ley vigente que recoge los requisitos exigidos para poder beneficiarnos de dicha pensión es el Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, que entró en vigor el anterior dos de enero de este año.

De aquí extraemos la actitud reacia a equiparar una figuran tradicional como es la del matrimonio con una figura que, a efectos prácticos, es idéntica pero que se aleja del contrato o de la “unión ante Dios”. Muchas parejas de hecho, y entre ellas las parejas de hecho gay, se encontraron desamparadas al no poder recibir esta pensión, ya que solo con la ley 40/2007, anteriormente citada, abrió la puerta a que pensiones anteriores a 2008 pudieran ser reclamadas, pero tan solo por un plazo improrrogable de un año a su entrada en vigor. Lo que significa que si no se solicitó en su momento, ya no sería posible reclamar nada.

Además, hay que tener en cuenta, que aunque se reconozcan también a las parejas de hecho para ser beneficiarias de esta pensión, esto no significa que se dé una regulación idéntica en la ley en relación con las parejas casadas, sino que cada una tiene su propia regulación y, por lo tanto, sus propios requisitos, y eso es, una distinción de trato. En cualquier caso, hay requisitos distintos que deben entenderse, como por ejemplo, la acreditación de la pareja de hecho, ya que de alguna manera hay que ser capaz de demostrar la convivencia “marital” para poder beneficiarse de la pensión. Aunque otra cosa es que estos requisitos puedan ser demasiado exigentes en comparación con la pareja casada, como por ejemplo, que se exija una convivencia ininterrumpida no inferior a cinco años a la pareja de hecho, cuando a una pareja casada no se le exige ningún plazo de convivencia.

¿y las parejas de hecho homosexuales?

Antes de seguir, hay que responder a una pregunta sencilla pero importante: ¿La Ley también reconoce a las parejas de hecho homosexuales, y por lo tanto, también pueden ser beneficiarias de dicha pensión de viudedad? Por supuesto. Las parejas de hecho han sido reguladas por las Comunidades Autónomas a lo largo de los años, en Cataluña por ejemplo, se hizo la primera ley denominada “Uniones estables de pareja” en 1998, incluyendo la homosexual, siguiéndola después, las demás Comunidades. Además, la ley que reformó el Código Civil respecto al matrimonio para incluir la unión matrimonial de personas del mismo sexo se aprobó en 2005 –ley 13/2005, de 1 de julio-, y el artículo de la Ley de la Seguridad Social sobre dicha pensión no hace distinción de sexos. Lo cual sería absurdo, pues no tendría sentido reconocerles el derecho a casarse pero no el de poder ser consideradas parejas de hecho, ni por lo tanto poder gozar de la pensión, aparte, de que se estaría incurriendo en un caso de discriminación por razón de orientación sexual, además de violar los derechos relacionados con el libre desarrollo de la persona. Aunque, antes del 2008, como hemos visto antes, ninguna pareja de hecho, homosexual o heterosexual, podía beneficiarse de la pensión de viudedad, y jurídicamente, era una práctica aceptada y consolidada.

Lo importante para beneficiarse de dicha pensión es cumplir con los requisitos exigidos en la Ley, y sobre todo, encajar en su definición  de pareja de hecho, que es la siguiente:

“A efectos de lo establecido en este apartado, se considerará pareja de hecho la constituida, con análoga relación de afectividad a la conyugal, por quienes, no hallándose impedidos para contraer matrimonio, no tengan vínculo matrimonial con otra persona y acrediten, mediante el correspondiente certificado de empadronamiento, una convivencia estable y notoria con carácter inmediato al fallecimiento del causante y con una duración ininterrumpida no inferior a cinco años. La existencia de pareja de hecho se acreditará mediante certificación de la inscripción en alguno de los registros específicos existentes en las comunidades autónomas o ayuntamientos del lugar de residencia o mediante documento público en el que conste la constitución de dicha pareja. Tanto la mencionada inscripción como la formalización del correspondiente documento público deberán haberse producido con una antelación mínima de dos años con respecto a la fecha del fallecimiento del causante.”

Una vez comprobado que se cumplan todos los requisitos, deberemos cumplimentar el modelo de solicitud de Prestaciones de Supervivencia que ofrece el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, junto con la documentación personal y específica necesaria, y presentarlo en cualquiera de los Centros de Atención e Información de la Seguridad Social del Instituto Nacional de la Seguridad Social. Los trabajadores del mar deberán entregarlo en las Direcciones Provinciales del Instituto Social de la Marina.

He aquí enlaces de interés:

Información general de la pensión de viudedad

Descarga del modelo de solicitud

Documentación necesaria a aportar en la solicitud

Para concluir, me gustaría hacer hincapié en la importancia de leer detenidamente la ley, de cumplir todos los requisitos exigidos por ésta, y de solicitar todo aquello a lo que  tenemos derecho a beneficiarnos. Esperemos que a poco a poco, la figura de la pareja de hecho, vaya teniendo la misma regulación que la pareja casada, ya que esto supone una práctica injusta por diferenciar figuras idénticas cuya única diferencia es la de llevar una alianza.

Laura González Tejedor

Abogada colaboradora del Rainbow Advocats

Share